Estamos muy acostumbrados a las extendidas jornadas laborales, pero gracias a las ventajas que nos brinda la tecnología, nuestros métodos de trabajo están cambiando, y es importante ir evolucionando con ellos. Y entre estos nuevos métodos de trabajo se encuentra el ASISTENTE VIRTUAL, un grupo de individuos trabajando en pro de ofrecer soluciones a las exigentes demandas de sus clientes externos.

Si bien es cierto que EEUU nos lleva una gran ventaja en el tema, día a día me encuentro con nuevos profesionales de Latinoamérica y Europa que están apostando por esta profesión,  capacitándose como Asistentes Virtuales y  participando activamente en asociaciones como IVAA (International Virtual Assistant) donde empresarios y  emprendedores de todas partes del mundo acuden para contratar un Asistente Virtual.

reducción de chatterpal


Considera en primer lugar el ahorro de tiempo que trabajar con un asistente virtual supone y la posibilidad de invertir ese tiempo en otras actividades importantes para ti. Por ejemplo, puedes dedicar esas dos horas al día al “core” de tu negocio, lo que realmente te hace ganar dinero o a cuestiones estratégicas de tu proyecto. Pero también puedes utilizarlo para pasar más tiempo con tu familia, o para volver a practicar deporte.
Actualmente un asistente virtual se le reconoce por cumplir con responsabilidades en una empresa siendo un empleado externo, algo así como un freelancer. Muchas veces son confundidos por asistentes personales, pero en realidad solo se ocupan de esa área en específico. Tienen una gran ventaja que es ofrecer sus servicios a distancia, ya que todo su trabajo se desarrolla en diversas plataformas en internet.
Hemos hablado en varias oportunidades de los beneficios de contratar un Asistente Virtual (VA por sus siglas en inglés). Para una empresa mediana o una pequeña, tener un VA lo ayudará a atender esas tareas que son necesarias dentro de toda empresa, pero que le quitan tiempo valioso a los emprendedores. Llevar las cuentas de la empresa, manejar las redes sociales, […]
Considera en primer lugar el ahorro de tiempo que trabajar con un asistente virtual supone y la posibilidad de invertir ese tiempo en otras actividades importantes para ti. Por ejemplo, puedes dedicar esas dos horas al día al “core” de tu negocio, lo que realmente te hace ganar dinero o a cuestiones estratégicas de tu proyecto. Pero también puedes utilizarlo para pasar más tiempo con tu familia, o para volver a practicar deporte.
Estamos muy acostumbrados a las extendidas jornadas laborales, pero gracias a las ventajas que nos brinda la tecnología, nuestros métodos de trabajo están cambiando, y es importante ir evolucionando con ellos. Y entre estos nuevos métodos de trabajo se encuentra el ASISTENTE VIRTUAL, un grupo de individuos trabajando en pro de ofrecer soluciones a las exigentes demandas de sus clientes externos.

sitio web de la agencia de chatterpal
Un asistente virtual puede rondar los 23€/h, pero incluso dependiendo del número de horas contratadas este coste puede reducirse hasta alrededor de 15€/h. Ambos precios ya son más rentables que otras opciones como la posibilidad de contratar un asistente en persona o a un empleado, el cual además acarreará una serie de gastos asociados como el equipo que debemos proporcionarle, el espacio y otros beneficios (por ejemplo dietas).
3. El trabajo a distancia te permite estar en comunicación permanente con el asistente virtual allí donde estés. Es decir, se reducen las barreras de la ubicación geográfica dando importancia a lo verdaderamente determinante: el trabajo por objetivos. Si realizas un viaje de negocios a un destino nacional o extranjero, podrás continuar con esta colaboración. Una solución a medida de una sociedad global.
Exceptuando a las redes sociales, las vías más usuales de comunicación con una empresa son los correos electrónicos y los números telefónicos, pero no necesariamente brindan una respuesta rápida y expedita. En cambio, un asistente virtual tiene la capacidad de entregar atención instantánea, lo cual es altamente valorado por el cliente nuevo y por el antiguo.
La empresa inició hace dos años, cuando los emprendedores estaban en el programa de aceleración de Founder Institute, donde al ver que delegar tareas administrativas podía ayudar a hacer más exitosas a las empresas. Además, “vimos que a una parte de la población profesional le costaba trabajo regresar al mundo laboral, entonces decidimos crear una plataforma que abriera esas oportunidades”.
Lamentablemente la realidad era otra, la mayoría de las personas con las que me relacionaba me comentaban que desconocían el término Asistente Virtual y algunas aseguraban hasta confundirse con SIRI (La asistente inteligente de Apple) y aunque este comentario me causaba algo de gracia, no me asombraba para nada,  porque el término Virtual Assistant al ser traducido al español se lo relaciona con estas aplicaciones, sin embargo el término en inglés tiene un significado desemejante y está asociado a la industria de Asistencia Virtual.
"¡Hola! ¿En qué te puedo ayudar?", esa es una de las preguntas con que muchos nos hemos encontrado al ingresar al sitio de nuestro banco, de una compañía de telefonía móvil, de la tienda donde compramos frecuentemente o en alguno de los blogs que leemos a diario. Incluso, en ciertas cuentas de redes sociales ya es posible acceder a asistencia online, a través de los chatbots.
Cuando la empresa decide contratar a personas que ejerzan el papel de asistente virtual, estas personas se olvidarán de realizar aquellas actividades o tareas que no podía o en algunos casos no quería ejecutar y de esta manera la persona contratada para dicho rol descansará de cierta manera ya que el trabajo lo realizará desde casa, o podrá desempeñarlo paralelamente a otro trabajo.
El apoyo que el asistente virtual ofrece a sus clientes es un apoyo moral y espiritual, basándose en brindarles a sus clientes una adecuada atención, donde les brinde un buen servicio y un rápido envío de su trabajo, por medio de uso de e-mail, fax o correo. Y por otro lado, brindarles a los clientes un apoyo ilimitado en todas las áreas posibles de administración, con tan solo una llamada o e-mail.
Si bien es cierto que EEUU nos lleva una gran ventaja en el tema, día a día me encuentro con nuevos profesionales de Latinoamérica y Europa que están apostando por esta profesión,  capacitándose como Asistentes Virtuales y  participando activamente en asociaciones como IVAA (International Virtual Assistant) donde empresarios y  emprendedores de todas partes del mundo acuden para contratar un Asistente Virtual.

reducción de chatterpal
×