¿Pero cómo debe ser un asistente virtual? Hay varias características a tener en cuenta. La principal es que tiene que actuar con profesionalismo extremo y saber reaccionar adecuadamente, incluso frente a las duras críticas o molestias de los clientes. Además, como aconseja el sitio del European Virtual Assistant, si necesitas contratar a alguien con una especialidad específica, hazlo, quizás la multiplicidad de conocimientos no sea lo más adecuado para las necesidades de tu negocio.

Por otro lado, tampoco es mala opción la de conocer a fondo tu proyecto, haber empezado por abordar tú misma todas las tareas pero con un fin de conocimiento profundo del negocio y sabiendo que a la larga, es mucho mejor que no hagas tú todas esas tareas sino que, una vez más, te centres en generar el valor que tú y solo tú puedes aportarle a tu público.


Si bien es cierto que EEUU nos lleva una gran ventaja en el tema, día a día me encuentro con nuevos profesionales de Latinoamérica y Europa que están apostando por esta profesión,  capacitándose como Asistentes Virtuales y  participando activamente en asociaciones como IVAA (International Virtual Assistant) donde empresarios y  emprendedores de todas partes del mundo acuden para contratar un Asistente Virtual.
Un asistente virtual puede rondar los 23€/h, pero incluso dependiendo del número de horas contratadas este coste puede reducirse hasta alrededor de 15€/h. Ambos precios ya son más rentables que otras opciones como la posibilidad de contratar un asistente en persona o a un empleado, el cual además acarreará una serie de gastos asociados como el equipo que debemos proporcionarle, el espacio y otros beneficios (por ejemplo dietas).
Veamos un ejemplo. Si tú consideras que puedes delegar 2 horas de trabajo diario a un asistente virtual por un coste de 18€/h, gastarás 36€ al día para delegar trabajo. Si tu tarifa por hora es de 40€, estas dos horas de trabajo a ti te costarían 80€, pero al delegarlas en un asistente virtual te estás ahorrando 44€ al día, que a la semana suponen 220€ y al mes 880€, es decir más de 10.500€ al año.

Actualizaciones de Chatterpal
Por este motivo, los asistentes virtuales han tenido una buena acogida en el mercado en los últimos años y su evolución ha transcurrido en paralelo al auge del e-commerce. Los avances en investigación en tecnología semántica los ha dotado ahora de la capacidad de simular el lenguaje natural con mayor exactitud para contextualizar e interpretar de forma precisa las solicitudes de los usuarios. Muchas compañías han visto en estos nuevos ’ayudantes inteligentes’ el fichaje perfecto como asistente del departamento de atención al cliente de sus canales online. Según iSOCO, estas son las principales ventajas de la nueva generación de asistentes virtuales semánticos:
Estamos muy acostumbrados a las extendidas jornadas laborales, pero gracias a las ventajas que nos brinda la tecnología, nuestros métodos de trabajo están cambiando, y es importante ir evolucionando con ellos. Y entre estos nuevos métodos de trabajo se encuentra el ASISTENTE VIRTUAL, un grupo de individuos trabajando en pro de ofrecer soluciones a las exigentes demandas de sus clientes externos.

sitio web de la agencia de chatterpal
Considera en primer lugar el ahorro de tiempo que trabajar con un asistente virtual supone y la posibilidad de invertir ese tiempo en otras actividades importantes para ti. Por ejemplo, puedes dedicar esas dos horas al día al “core” de tu negocio, lo que realmente te hace ganar dinero o a cuestiones estratégicas de tu proyecto. Pero también puedes utilizarlo para pasar más tiempo con tu familia, o para volver a practicar deporte.

chatterpal demo
×