Un Asistente Virtual es un Emprendedor Profesional, que presta sus servicios a distancia de manera organizada y estructurada, por lo general desde su oficina en casa totalmente equipada. Básicamente, se dedica a ayudar a Empresarios, profesionales independientes y propietarios de Pymes a cumplir sus Objetivos Laborales, dando Soporte o Asistencia Virtual en diferentes áreas.

conexión de chatterpal


Cuando cuentas con un asistente virtual que te ayude a atender los clientes que llegan por distintos campos de la web, tienes más chance de organizar tu tiempo y dedicárselo a quien vale la pena. Además los asistentes virtuales pueden organizar y llevar un seguimiento de tu agenda para que no te pierdas de ninguna reunión o evento. Puede asignar citas o cambiar las fechas de tus compromisos.
Necesita una Asistente Virtual!!! Actualmente, las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) ponen a  su disposición una  forma innovadora de  trabajar, la cual permite transmitir y difundir  información de manera instantánea. Actualmente las AV o Asistentes Virtuales cumplen con las mismas funciones de la secretaria tradicional,  pero trabajan de manera remota o a distancia, teniendo como beneficios el contratante no tener que pagar un sueldo fijo mensual, prestaciones, vacaciones  etc, como sí se haría con un trabajador de relación de dependencia. Las asistentes Virtuales se encargan de gestionar infinidad de tareas que por alguna razón Usted no desea realizar o no le queda tiempo de hacerlo.

software de chatterpal
El apoyo que el asistente virtual ofrece a sus clientes es un apoyo moral y espiritual, basándose en brindarles a sus clientes una adecuada atención, donde les brinde un buen servicio y un rápido envío de su trabajo, por medio de uso de e-mail, fax o correo. Y por otro lado, brindarles a los clientes un apoyo ilimitado en todas las áreas posibles de administración, con tan solo una llamada o e-mail.

Inicio la lista de los afectados por el “síndrome del trabajador quemado”, jajaja. Me identifico con varios de los punto que mencionas en el post, esto me hace pensar si realmente necesito un asistente personal. No te lo pregunto porque sé lo que me vas a decir, un sí rotundo. La cuestión que planteo, y a ver qué piensas tú, es cuál es el momento último para decir de verdad “sí, necesito un asistente virtual”: ¿desde que arrancas el negocio? ¿cuando ya tienes clientes y/o ingresos? ¿Cuándo la burocracia, emails y cuentas te sobrepasan? He ahí mi super duda, compi 😉

En una empresa existen distintos tipos de proyectos. Aquellos que puedes delegar en otras personas con formación y aquellos que solo tú puedes y quieres gestionar. Al delegar aspectos de administración en un asistente virtual, ganas tiempo para concentrarte en tus proyectos, evitando el riesgo de la atención dispersa que se produce cuando te sientes desbordado por una amplia lista de tareas pendientes.
Cuando la empresa decide contratar a personas que ejerzan el papel de asistente virtual, estas personas se olvidarán de realizar aquellas actividades o tareas que no podía o en algunos casos no quería ejecutar y de esta manera la persona contratada para dicho rol descansará de cierta manera ya que el trabajo lo realizará desde casa, o podrá desempeñarlo paralelamente a otro trabajo.
La ganancia como asistente virtual varía mucho, hay personas que dedican todo el tiempo a ser asistentes virtuales o lo comparten con un trabajo común de medio tiempo u otras actividades. De hecho la comunidad de Workana realizó una encuesta dirigida a freelancers donde se obtuvo que un 43% trabajaban a tiempo completo como freelancers y un 57% compartían su tiempo con otras actividades.
La definición más obvia de asistente virtual es una persona que te ayuda en internet. Tranquilo, al principio también pensé que se trataba de un robot o un programa de computadora que hace un montón de tareas por ti, de hecho también existe ese tipo de asistente, tal es el caso de Siri de Apple o Alexa de Amazon, hasta Wikipedia define a los asistentes virtuales como softwares de ayuda.

Para determinar la cantidad de dinero que ahorras mediante la contratación de un asistente virtual deberás calcular el número de horas de trabajo diarias que le delegarás a tu asistente virtual. A continuación deberás calcular tus propios ingresos por hora y restarles el coste de la tarifa del asistente virtual. Por último, a este valor deberás multiplicarle el número de horas de trabajo delegadas. El resultado es el ahorro diario que obtendrás.


7. La comunicación online es clara, directa y efectiva. Es decir, el intercambio de mensajes escritos es fundamental cuando recibes información de apoyo con indicaciones específicas que debes seguir para una tarea concreta. De este modo, el correo electrónico se convierte en un medio de consulta y de repaso. Pero además, la comunicación que mantienes con tu asistente virtual es confidencial en todo momento. Por tanto, todas tus ideas sobre el proyecto quedan en un contexto de secreto profesional.
Considera en primer lugar el ahorro de tiempo que trabajar con un asistente virtual supone y la posibilidad de invertir ese tiempo en otras actividades importantes para ti. Por ejemplo, puedes dedicar esas dos horas al día al “core” de tu negocio, lo que realmente te hace ganar dinero o a cuestiones estratégicas de tu proyecto. Pero también puedes utilizarlo para pasar más tiempo con tu familia, o para volver a practicar deporte.

chatterpal demo
×