Veamos un ejemplo. Si tú consideras que puedes delegar 2 horas de trabajo diario a un asistente virtual por un coste de 18€/h, gastarás 36€ al día para delegar trabajo. Si tu tarifa por hora es de 40€, estas dos horas de trabajo a ti te costarían 80€, pero al delegarlas en un asistente virtual te estás ahorrando 44€ al día, que a la semana suponen 220€ y al mes 880€, es decir más de 10.500€ al año.
La definición más obvia de asistente virtual es una persona que te ayuda en internet. Tranquilo, al principio también pensé que se trataba de un robot o un programa de computadora que hace un montón de tareas por ti, de hecho también existe ese tipo de asistente, tal es el caso de Siri de Apple o Alexa de Amazon, hasta Wikipedia define a los asistentes virtuales como softwares de ayuda.
Tal vez tu equipo de trabajo ya esté completo y funciona todo bien tal y como está. Sin embargo hay ocasiones en las que necesitas un suplente o alguien que te ayude con algo cuando los demás ya están saturados de tareas. Ahí entran los asistentes virtuales, con esta ventaja puedes establecer contratos por temporadas o un tiempo específico, ideal para cuando alguien de la oficina se le presente alguna situación en la que tenga que faltar como accidentes, vacaciones, reposo postnatal, viajes de negocios, etc.
La empresa inició hace dos años, cuando los emprendedores estaban en el programa de aceleración de Founder Institute, donde al ver que delegar tareas administrativas podía ayudar a hacer más exitosas a las empresas. Además, “vimos que a una parte de la población profesional le costaba trabajo regresar al mundo laboral, entonces decidimos crear una plataforma que abriera esas oportunidades”.
Por este motivo, los asistentes virtuales han tenido una buena acogida en el mercado en los últimos años y su evolución ha transcurrido en paralelo al auge del e-commerce. Los avances en investigación en tecnología semántica los ha dotado ahora de la capacidad de simular el lenguaje natural con mayor exactitud para contextualizar e interpretar de forma precisa las solicitudes de los usuarios. Muchas compañías han visto en estos nuevos ’ayudantes inteligentes’ el fichaje perfecto como asistente del departamento de atención al cliente de sus canales online. Según iSOCO, estas son las principales ventajas de la nueva generación de asistentes virtuales semánticos:
7. La comunicación online es clara, directa y efectiva. Es decir, el intercambio de mensajes escritos es fundamental cuando recibes información de apoyo con indicaciones específicas que debes seguir para una tarea concreta. De este modo, el correo electrónico se convierte en un medio de consulta y de repaso. Pero además, la comunicación que mantienes con tu asistente virtual es confidencial en todo momento. Por tanto, todas tus ideas sobre el proyecto quedan en un contexto de secreto profesional.
Un Asistente Virtual es un Emprendedor Profesional, que presta sus servicios a distancia de manera organizada y estructurada, por lo general desde su oficina en casa totalmente equipada. Básicamente, se dedica a ayudar a Empresarios, profesionales independientes y propietarios de Pymes a cumplir sus Objetivos Laborales, dando Soporte o Asistencia Virtual en diferentes áreas.

conexión de chatterpal
×