Considera en primer lugar el ahorro de tiempo que trabajar con un asistente virtual supone y la posibilidad de invertir ese tiempo en otras actividades importantes para ti. Por ejemplo, puedes dedicar esas dos horas al día al “core” de tu negocio, lo que realmente te hace ganar dinero o a cuestiones estratégicas de tu proyecto. Pero también puedes utilizarlo para pasar más tiempo con tu familia, o para volver a practicar deporte.

Lamentablemente la realidad era otra, la mayoría de las personas con las que me relacionaba me comentaban que desconocían el término Asistente Virtual y algunas aseguraban hasta confundirse con SIRI (La asistente inteligente de Apple) y aunque este comentario me causaba algo de gracia, no me asombraba para nada,  porque el término Virtual Assistant al ser traducido al español se lo relaciona con estas aplicaciones, sin embargo el término en inglés tiene un significado desemejante y está asociado a la industria de Asistencia Virtual.


Si bien es cierto que EEUU nos lleva una gran ventaja en el tema, día a día me encuentro con nuevos profesionales de Latinoamérica y Europa que están apostando por esta profesión,  capacitándose como Asistentes Virtuales y  participando activamente en asociaciones como IVAA (International Virtual Assistant) donde empresarios y  emprendedores de todas partes del mundo acuden para contratar un Asistente Virtual.
Un Asistente Virtual es un Emprendedor Profesional, que presta sus servicios a distancia de manera organizada y estructurada, por lo general desde su oficina en casa totalmente equipada. Básicamente, se dedica a ayudar a Empresarios, profesionales independientes y propietarios de Pymes a cumplir sus Objetivos Laborales, dando Soporte o Asistencia Virtual en diferentes áreas. 

conexión de chatterpal

×