Un Asistente Virtual presta sus servicios por hora, por proyectos, por picos de actividad, algún reemplazo que necesites o por algunas temporadas, ajustándose siempre a la necesidad del Cliente, por lo tanto sólo pagas por el tiempo real laborado y estás ahorrando dinero en el pago de un sueldo fijo de tiempo completo. Ahora bien, Cuando estás iniciando tu negocio necesitas minimizar gastos, y contratando un Asistente Virtual ahorras también en seguridad social, vacaciones, pensión, indemnizaciones y demás.
El apoyo que el asistente virtual ofrece a sus clientes es un apoyo moral y espiritual, basándose en brindarles a sus clientes una adecuada atención, donde les brinde un buen servicio y un rápido envío de su trabajo, por medio de uso de e-mail, fax o correo. Y por otro lado, brindarles a los clientes un apoyo ilimitado en todas las áreas posibles de administración, con tan solo una llamada o e-mail.
En la actualidad contratar una secretaria bajo relación de dependencia, es un alto costo laboral y debe contar con el espacio físico y herramientas para que su secretaria trabaje. Con Secretaria Web, tendrá estos beneficios con la modalidad de trabajo virtual , es una aliada suya , quien trabajará para que su negocio crezca y jerarquice su imagen  
Muchas veces trabajar con una plataforma digital también deja a la vista el desempeño de los asistentes virtuales, cuáles son las tareas que ya completó, en cuáles está trabajando, puedes comentar o hacer correcciones en tiempo real, etc. Por ejemplo, en nuestra plataforma de envíos de Zenkiu las tareas de tus colaboradores quedarán registradas y puedes supervisar para mejorar el trabajo en equipo, en la plataforma de envíos tus asistentes también podrán pedir opiniones de los correos antes de enviarlos para que garanticen los mejores resultados.
Inicio la lista de los afectados por el “síndrome del trabajador quemado”, jajaja. Me identifico con varios de los punto que mencionas en el post, esto me hace pensar si realmente necesito un asistente personal. No te lo pregunto porque sé lo que me vas a decir, un sí rotundo. La cuestión que planteo, y a ver qué piensas tú, es cuál es el momento último para decir de verdad “sí, necesito un asistente virtual”: ¿desde que arrancas el negocio? ¿cuando ya tienes clientes y/o ingresos? ¿Cuándo la burocracia, emails y cuentas te sobrepasan? He ahí mi super duda, compi 😉
Considera en primer lugar el ahorro de tiempo que trabajar con un asistente virtual supone y la posibilidad de invertir ese tiempo en otras actividades importantes para ti. Por ejemplo, puedes dedicar esas dos horas al día al “core” de tu negocio, lo que realmente te hace ganar dinero o a cuestiones estratégicas de tu proyecto. Pero también puedes utilizarlo para pasar más tiempo con tu familia, o para volver a practicar deporte.

chatterpal demo
×