Cuando la empresa decide contratar a personas que ejerzan el papel de asistente virtual, estas personas se olvidarán de realizar aquellas actividades o tareas que no podía o en algunos casos no quería ejecutar y de esta manera la persona contratada para dicho rol descansará de cierta manera ya que el trabajo lo realizará desde casa, o podrá desempeñarlo paralelamente a otro trabajo.
Si te decides por esta última opción, creo que la señal inequívoca de que deberías dar el paso a contratar a un asistente es cuando empiezas a ver que te has convertido en un cuello de botella para tu negocio, cuando las cosas empiezan a retrasarse por tu culpa y ves que estás cada vez más cerca de morir de éxito, cuando empiezas a sentirte esclavo de tu propio negocio. Este sería el punto de no retorno en el que deberías tener clara tu decisión, porque si lo traspasas y sigues abordándolo tu sola, la calidad de lo que aportas empezará a disminuir y eso afectará a la satisfacción de tus clientes, cosa que estoy seguro que nadie quiere.

7. La comunicación online es clara, directa y efectiva. Es decir, el intercambio de mensajes escritos es fundamental cuando recibes información de apoyo con indicaciones específicas que debes seguir para una tarea concreta. De este modo, el correo electrónico se convierte en un medio de consulta y de repaso. Pero además, la comunicación que mantienes con tu asistente virtual es confidencial en todo momento. Por tanto, todas tus ideas sobre el proyecto quedan en un contexto de secreto profesional.


4. Gracias a la colaboración con un asistente virtual también puedes recibir formación para la gestión de tareas administrativas, marketing y tecnología. Es decir, gracias a esta colaboración continua, vas a adquirir conocimientos específicos, vas a ganar experiencia práctica y vas a aprender habilidades que ahora desconoces. El asistente virtual se convierte en un mentor de conocimiento para ti gracias a su ejemplo.

chatterpal jv
×