2. Mejora la satisfacción del cliente online: Disponible 24 horas al día los 365 días del año, el principal ámbito de aplicación de estos asistentes es el de la atención al cliente, desde la recomendación de servicios y contenidos a la gestión de incidencias, así como el asesoramiento durante el proceso de compra en canales de venta online. Dotados de voz y con forma de avatares humanos, la configuración semántica refuerza su capacidad de emular una conversación, por lo que incrementa la satisfacción general del cliente. Su elevado potencial para generar experiencias positivas durante la navegación a través de la recomendación de contenidos ha captado la atención de las marcas que pretenden acercarse al consumidor desde un servicio más personalizado.

Cuando la empresa decide contratar a personas que ejerzan el papel de asistente virtual, estas personas se olvidarán de realizar aquellas actividades o tareas que no podía o en algunos casos no quería ejecutar y de esta manera la persona contratada para dicho rol descansará de cierta manera ya que el trabajo lo realizará desde casa, o podrá desempeñarlo paralelamente a otro trabajo.


Veamos un ejemplo. Si tú consideras que puedes delegar 2 horas de trabajo diario a un asistente virtual por un coste de 18€/h, gastarás 36€ al día para delegar trabajo. Si tu tarifa por hora es de 40€, estas dos horas de trabajo a ti te costarían 80€, pero al delegarlas en un asistente virtual te estás ahorrando 44€ al día, que a la semana suponen 220€ y al mes 880€, es decir más de 10.500€ al año.
Tal vez tu equipo de trabajo ya esté completo y funciona todo bien tal y como está. Sin embargo hay ocasiones en las que necesitas un suplente o alguien que te ayude con algo cuando los demás ya están saturados de tareas. Ahí entran los asistentes virtuales, con esta ventaja puedes establecer contratos por temporadas o un tiempo específico, ideal para cuando alguien de la oficina se le presente alguna situación en la que tenga que faltar como accidentes, vacaciones, reposo postnatal, viajes de negocios, etc.

Exceptuando a las redes sociales, las vías más usuales de comunicación con una empresa son los correos electrónicos y los números telefónicos, pero no necesariamente brindan una respuesta rápida y expedita. En cambio, un asistente virtual tiene la capacidad de entregar atención instantánea, lo cual es altamente valorado por el cliente nuevo y por el antiguo.
Alfredo es el COO y co-fundador de Uassist.me, una empresa dedicada a proveer servicios remotamente, como asistente ejecutivo, dirigir el social media, mercadeo online, entre otras cosas. En el 2010 Alfredo fue reconocido por la revista Inc. en “The power 30 under 30”, un reconocimiento a jóvenes exitosos, y también es profesor en la Universidad de Economía y Negocios en el Salvador.
Veamos un ejemplo. Si tú consideras que puedes delegar 2 horas de trabajo diario a un asistente virtual por un coste de 18€/h, gastarás 36€ al día para delegar trabajo. Si tu tarifa por hora es de 40€, estas dos horas de trabajo a ti te costarían 80€, pero al delegarlas en un asistente virtual te estás ahorrando 44€ al día, que a la semana suponen 220€ y al mes 880€, es decir más de 10.500€ al año.
Actualmente un asistente virtual se le reconoce por cumplir con responsabilidades en una empresa siendo un empleado externo, algo así como un freelancer. Muchas veces son confundidos por asistentes personales, pero en realidad solo se ocupan de esa área en específico. Tienen una gran ventaja que es ofrecer sus servicios a distancia, ya que todo su trabajo se desarrolla en diversas plataformas en internet.

Los buscadores convencionales implantados  en las páginas web corporativas han demostrado sus limitaciones para brindar con exactitud y rapidez la información que demanda el usuario. Al mismo tiempo, la posibilidad de interactuar de forma natural con el cliente a través de Internet para ofrecerle un servicio cercano y eficiente se ha convertido en el gran valor diferencial de las relaciones empresariales.
Veamos un ejemplo. Si tú consideras que puedes delegar 2 horas de trabajo diario a un asistente virtual por un coste de 18€/h, gastarás 36€ al día para delegar trabajo. Si tu tarifa por hora es de 40€, estas dos horas de trabajo a ti te costarían 80€, pero al delegarlas en un asistente virtual te estás ahorrando 44€ al día, que a la semana suponen 220€ y al mes 880€, es decir más de 10.500€ al año.
Un Asistente Virtual presta sus servicios por hora, por proyectos, por picos de actividad, algún reemplazo que necesites o por algunas temporadas, ajustándose siempre a la necesidad del Cliente, por lo tanto sólo pagas por el tiempo real laborado y estás ahorrando dinero en el pago de un sueldo fijo de tiempo completo. Ahora bien, Cuando estás iniciando tu negocio necesitas minimizar gastos, y contratando un Asistente Virtual ahorras también en seguridad social, vacaciones, pensión, indemnizaciones y demás.
Considera en primer lugar el ahorro de tiempo que trabajar con un asistente virtual supone y la posibilidad de invertir ese tiempo en otras actividades importantes para ti. Por ejemplo, puedes dedicar esas dos horas al día al “core” de tu negocio, lo que realmente te hace ganar dinero o a cuestiones estratégicas de tu proyecto. Pero también puedes utilizarlo para pasar más tiempo con tu familia, o para volver a practicar deporte. 

chatterpal demo

×